Archive for the ‘profesorado’ Category

La importancia de dar las gracias

12 de enero de 2015

gracias3

Dar las gracias es una de las primeras normas de urbanidad que me enseñaron mis padres. Cuando alguien me regalaba algo, siempre me hacían la misma pregunta “¿Qué se dice, hijo?”. Y yo, muy educadamente, contestaba “gracias”, las personas mayores sonreían y yo iba aprendiendo que aquello era agradable y poco a poco ya no necesitaba que me preguntaran, sino que daba las gracias inmediatamente. Esta costumbre se sigue manteniendo y casi todos los padres y abuelos la practican. Cuando algo se aprende de niño es muy difícil que se olvide, porque después se realiza de manera prácticamente automática y no nos cuesta ningún trabajo porque la hemos interiorizado. Saludar cuando se entra en una sala donde hay otras personas, ceder el paso al entrar o salir por una puerta, no hablar con la boca llena, pedir permiso para hacer algo o utilizar alguna cosa que no es nuestra… Hay multitud de ejemplos que se van aprendiendo desde muy pequeños. Se podrá decir que soy excesivamente tradicional o mojigato, pero sigo pensando que no cuesta ningún trabajo hacerlas y que demuestran respeto por los demás. Y el respeto es la base de la convivencia, de la solidaridad, de la tolerancia. En los últimos tiempos hemos visto demasiados ejemplos de intolerancia como para permitir que se instale entre nosotros. Por cierto, lo mismo que ocurre con dar las gracias, pasa también con la sonrisa. Se puede comprobar en el siguiente vídeo.

El agradecimiento por las cosas bien hechas, por la dedicación, el sacrificio o la entrega, sea hacia el trabajo o la profesión que sea, establece un vínculo afectivo muy importante en las relaciones sociales. Podemos pensar que hacer las cosas bien es nuestra obligación, que nos pagan por ello. Y es verdad, pero ese pequeño gesto, esa frase o esa sonrisa, añaden una recompensa, una gratificación que a todos nos agrada. Del mismo modo, también nos gusta (o debería gustarnos) que nos critiquen cuando nos equivocamos, cuando hacemos algo mal, pero siempre desde el respeto, porque eso ayudará a mejorar nuestro trabajo. En ese sentido, hago un llamamiento a mis compañeros para que mantengan la ilusión y fomenten el amor por lo que se enseña y a quienes se enseña, ya que es desde la emoción y el entusiasmo como se genera y se impulsa una educación auténtica. Los contenidos son importantes, claro que sí, pero si no van acompañados del motor (motivación) que nosotros proporcionamos, se convierten en palabras, hechos, cifras o pensamientos vacíos, sin interés para nuestros estudiantes. Y agradecer a nuestros alumnos el trabajo bien realizado o su buen comportamiento no sólo consiste en poner una buena nota, sino demostrarlo también con palabras, con gestos, con sonrisas, con llamadas a los padres; ellos y sus hijos lo agradecerán y podremos comprobar los resultados en poco tiempo.

El profesor de la Universidad de Málaga Miguel Ángel Santos Guerra habla del agradecimiento de los padres hacia los profesores de sus hijos. Partiendo de la idea de que la escuela y la familia persiguen el mismo fin, es decir, conseguir la mejor educación para sus hijos e hijas, plantea la importancia de la ayuda, de la colaboración, del diálogo y del ánimo entre ambas instituciones. Y ese ánimo es el que necesitan muchas veces los docentes para afrontar con optimismo su compleja tarea. Cuando las familias apoyan a los profesores, valoran su trabajo y lo agradecen, los resultados suelen ser siempre mucho mejores que cuando no colaboran con los centros o se dedican únicamente a criticar la labor docente, ya que entonces se echa por tierra y se limita su tarea educativa. Y no podemos olvidar, como dice Santos Guerra, que “todas las piedras que tiren los padres y las madres sobre el tejado de la escuela caerán sobre las cabezas de sus hijos”.

Os invito a que leáis el artículo completo:

Gracias por enseñar a nuestros hijos

gracias2

Anuncios

La buena vida de los profesores

29 de diciembre de 2014

labuenavida

Ser funcionario, tener un trabajo fijo, muchas vacaciones, pocas horas de clase y un gran sueldo. Esa es la imagen de la buena vida de nuestro colectivo, de los maestros y de los profesores de secundaria, imagen que se ha ido forjando gracias a muchos medios de comunicación, que con intereses políticos e ideológicos muy concretos, ha calado poco a poco en la sociedad.

Ni la formación necesaria para ser maestro o profesor, ni la dificultad para superar las oposiciones, ni la jornada laboral de 37 horas y media a la semana (que se convierten en muchos casos en más de 40), ni el sueldo, que es inferior a la mayor parte de funcionarios de categoría similar, ni las condiciones de trabajo, ni la enorme y creciente burocratización de las tareas, etc., son motivos suficientes, al parecer, para que esa imagen social desprestigiada se modifique con facilidad.

Como en cualquier colectivo, hay excelentes, buenos, regulares, malos y pésimos profesores. La falta de vocación o de aptitudes, el desencanto, las cada vez más difíciles condiciones laborales, etc., aunque no justifican, sí pueden explicar la desidia o la falta de profesionalidad en algunos docentes. Pero en mis casi cuarenta años de maestro y de profesor, la inmensa mayoría de mis compañeros han sido excelentes profesionales, preocupados por sus alumnos y por mejorar su trabajo y sus resultados, formándose y actualizándose periódicamente, por lo que no puedo entender que su labor, que nuestra labor, sea continuamente desprestigiada. Las sociedades que reconocen y valoran la educación y la labor de los profesores suelen ser las más avanzadas, las más tolerantes y con menos desigualdades. Por eso, y para poner mi grano de arena en la recuperación de un prestigio que nunca debería haberse perdido, recomiendo la lectura del artículo La buena vida de los profesores,  en el que se analiza con precisión la verdadera realidad del trabajo de los docentes, el sacrificio, la entrega y la pasión que suele estar presente en nuestros centros. 

labuenavida-2

Quien educa es el centro entero, no sólo el profesor

1 de diciembre de 2014

tribu

Hace poco el periódico El Mundo publicó una entrevista con el filósofo y pedagogo José Antonio Marina, con motivo de la publicación de su último libro titulado El talento de los adolescentes. En él sostiene, a partir del repunte de las conductas agresivas y de la falta de respeto del alumno hacia el profesor, que “infantilizamos al adolescente por miedo a exigirle mucho”, “estamos liberando a los chicos de toda responsabilidad, lo que es un disparate”, “los casos de agresividad que no se controlan antes de los 9 años van a más” o que “hay patologías en niños y adolescentes que no están siendo bien detectadas”. Pero también añade otras ideas más optimistas sobre la adolescencia, como la de que es una etapa privilegiada para el aprendizaje y para la adquisición de nuevas posibilidades.

Todos los que nos dedicamos a la enseñanza, sobre todo en los Institutos, sabemos que entre los 13 y los 18 años la autoridad de los adultos es cuestionada, sobre todo la de aquellos más cercanos y con los que conviven a diario: padres y profesores. Es normal que la afirmación de la propia personalidad requiera de una continua adaptación a un medio que, en muchas ocasiones, lo consideran hostil, sobre todo en lo relativo a la aceptación de unas normas impuestas. Por eso la negociación de dichas normas es muy importante. Eso no significa que haya aquiescencia en todo lo que nuestros hijos o alumnos propongan, pero sí establecer mecanismos que permitan aceptar propuestas y que éstas contengan una cierta flexibilidad según las circunstancias.

La hora de llegada a casa, el horario de estudio de las tardes, las tareas domésticas, las amistades elegidas, etc., son fuente de discusiones que, si no se encauzan convenientemente, pueden conducir a situaciones problemáticas que se enquistan en el tiempo. La coordinación familia-centro educativo es, en estos casos, muy importante, así como la coordinación padre-madre o tutor-tutora y en los equipos docentes. En este último sentido, retomamos una idea fundamental de la entrevista con Juan Antonio Marina: “Quien educa es el centro entero, no sólo el profesor. Un centro que decide que no haya problemas graves de disciplina lo logra en dos años, con personal encargado, comisiones de mediación y un sistema de normas que se consensúa desde el primer día”.

Como siempre, desde el sentido común y la experiencia, José Antonio Marina analiza con inteligencia los problemas de la educación (no sólo la que se produce en los centros docentes) y propone soluciones a los mismos. Se puede leer la entrevista completa en el siguiente enlace:

José Antonio Marina: Educa el centro entero, no sólo el docente

Paulo Freire: la educación como práctica de la libertad

18 de octubre de 2014
libertad-1
 
La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.
                                                                                                                                                 Don Quijote. Capítulo LVIII
 
Lo que quieras para la ciudad, ponlo en la escuela.
                                                                                                                                                                                            Platón
 
El respeto a la libertad de la persona que aprende es una condición insoslayable para poder calificar de educativo un proceso de aprendizaje.
                                                                                                                                                                 José Manuel Esteve
 

Si entendemos que educar es ayudar a desarrollar la persona, prepararla para la vida, extraer lo mejor de cada uno, y libertad es la facultad por la que uno hace voluntariamente lo que debe hacer, educar en y para la libertad será desarrollar en las personas la capacidad de actuar con responsabilidad y aceptar que tome sus propias decisiones. Esto sólo se puede llevar a cabo estableciendo unos mecanismos de diálogo en un clima de confianza y respeto, ya que en situaciones restrictivas o impositivas, en las que la capacidad de elección se vea excesivamente condicionada o limitada es muy difícil aprender a elegir convenientemente.

paulofreire

Como ya se ha comentado en anteriores ocasiones, es importante acudir periódicamente a los grandes pedagogos para encontrar los principios que deben regir cualquier acto educativo y Paulo Freire (1021-1997) es uno de ellos. Considerado uno de los educadores más significativos del siglo XX y conocido fundamentalmente por su “Pedagogía del oprimido”, es un referente constante en la educación en y para la libertad. Después de poner en práctica sus ideas, alfabetizando a miles de campesinos en zonas desfavorecidas de Brasil fue acusado de agitador político por la olagarquía brasileña y por ciertos sectores de la Iglesia, y tuvo que salir de su país como consecuencia del golpe militar de 1964. Nunca abandonó su lucha por la libertad en la educación y en la sociedad y su ejemplo es continuado hoy día por miles de seguidores en todo el mundo.

Aunque es complicado resumir su pensamiento pedagógico en pocas líneas (recomiendo la lectura de su libro La educación como práctica de la libertad), se pueden destacar cuatro grandes ideas dentro de un método bastante más complejo y que él puso en práctica en zonas desfavorecidas de Brasil:

1. El conocimiento no se transmite, se «está construyendo»:  el  acto  educativo  no  consiste  en  una transmisión de  conocimientos, es el goce de la construcción de un mundo común.

2. Educación Bancaria, el saber como un depósito: En la concepción bancaria, los estudiantes se limitan a archivar los conocimientos, convertidos en objetos del proceso, padeciendo pasivamente la acción del educador. A mayor pasividad, con mayor facilidad los oprimidos se adaptarán al mundo y más lejos estarán de transformar la realidad. La educación bancaria es, por tanto, un instrumento de opresión.

3. Educación Problematizadoraniega el sistema unidireccional propuesto por la «Educación bancaria». Destruye la pasividad del educando y lo incita a la búsqueda de la transformación de la realidad, acentuando su espíritu crítico y su libertad.

4. Principio del diálogo: nuevo camino para la relación entre profesores y alumnos. Ambos se educan entre sí mientras se establece un diálogo en el cual tiene lugar el proceso educativo. Los hombres no se hacen en el silencio, sino en la palabra, en el trabajo, en la acción, en la reflexión.

Algunas de las siguientes frases explican con claridad lo que Paulo Freire entiende por educación:

  • Enseñar exige respeto a la autonomía del ser del educando.
  • Enseñar exige saber escuchar.
  • Nadie es, si prohíbe que otros sean.
  • Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre.
  • Decir que los hombres son personas y como personas son libres y no hacer nada para lograr concretamente que esta afirmación sea objetiva, es una farsa.
  • La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo.

Teniendo como fondo las teorías de Paulo Freire y las de muchos  y destacados pedagogos a lo largo de la historia, es evidente que se educa mucho mejor favoreciendo un clima de debate, de diálogo, de confrontación de ideas y no mediante la imposición, la amenaza, el castigo o la disciplina impuesta, como ya se comentó hace unos meses en la entrada Autoridad y sensatez. Puede ser también muy instructiva la lectura del artículo de Miguel Ángel Santos Guerra A palo limpio que finaliza así:

No estoy de acuerdo con la idea de que la mejor forma de aprender sea a palo limpio. No es el palo, es la razón, el sentimiento y la ética. No estoy de acuerdo con quien piensa que si no es con el dolor del castigo no se aprende, con quien sostiene que si no hubiera multas la circulación sería un caos. No creo en el palo, creo en la lógica. No creo en el palo, creo en el sentimiento. No creo en palo, creo en la responsabilidad. No creo en el palo, creo en el respeto al prójimo.

100 consejos para docentes

14 de octubre de 2014

principiantes-2Del blog de Santiago Moll Justifica tu respuesta aprovecho los 100 consejos para docentes. Partiendo de su experiencia como docente, aplicando el sentido común y sus conocimientos pedagógicos nos ofrece un repertorio de consejos que pueden servir de ayuda en nuestra labor diaria en las aulas. La mayor parte son muy simples y prácticos y seguramente los llevamos a cabo habitualmente, pero otros nos ayudan a reflexionar y a cuestionar nuestro trabajo docente.

100consejos

Educadores

12 de octubre de 2014

Los que tuvimos la oportunidad de estudiar Magisterio y Pedagogía hace algunos años y nos hemos dedicado profesionalmente a la enseñanza tenemos la suerte de poder comparar y de haber asistido y participado en momentos realmente importantes en la educación. Nos educaron en un sistema (Ley de Instrucción Primaria de 1939 y Ley de Ordenación de la Enseñanza Media de 1953), aprendimos a enseñar en otro (Ley General de Educación de 1970) y hemos ejercido en muchos (LOGSE, LOCE, LOE y LOMCE, hasta el momento).

Condiciones, leyes, circunstancias y recursos muy diferentes conforman un bagaje que nos permite tener una visión crítica con el actual panorama educativo. No me refiero solamente a la LOMCE, quizás más conocida como ley Wert, ni al continuo deterioro de la educación pública (perfectamente orquestado y planificado), ni al escaso reconocimiento del profesorado por parte de la sociedad… Con ser esos aspectos muy negativos quizás sea peor la utilización que los partidos políticos hacen de la educación. En lugar de atender a las auténticas necesidades educativas de los ciudadanos, de contar realmente con los docentes a la hora de plantear las reformas que periódicamente se precisan para adaptarse a los cambios, de destinar a la educación los recursos necesarios, de preparar convenientemente al profesorado, tanto en la formación inicial como en la formación a lo largo de su vida profesional, etc., la prioridad es destruir lo construido o perderse en refriegas sobre educación para la ciudadanía, religión o adoctrinamiento.

Pero si todo o casi todo está inventado y se ha experimentado con buenos resultados. Hay numerosos ejemplos de buenas prácticas docentes y de leyes educativas razonables. Sólo hay que tener voluntad y querer que la educación se extienda a todas las personas para que puedan participar y desenvolverse en la sociedad. Pero me temo que no interesa formar ciudadanos críticos, que conozcan sus deberes y sepan defender sus derechos. No interesa un pacto por la educación, está demostrado.

historia-educacion1Por eso me gusta de vez en cuando repasar lo que estudié en su momento sobre la historia de la educación y los grandes personajes que la dignificaron y engrandecieron. Y también me gusta recordar los principios del aprendizaje, que deben estar siempre presentes en las aulas. Veamos un par de  ejemplos de todo lo que he escrito hasta el momento.

Hace 2500 años Confucio dijo: “Lo veo y lo olvido. Lo escribo y lo recuerdo. Lo hago y lo comprendo”. En esa misma línea, Aristóteles afirmó que “Lo que aprendemos lo aprendemos haciendo”.

Hace 2000 años, Séneca dijo: “No para la escuela sino para la vida enseñamos” y “Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve por medio de ejemplos”. Juvenal escribió una de las frases latinas más famosas: “Mens sana in corpore sano”.

Todas las modernas teorías actuales se basan en estos principios. ¿Para qué complicarlos más?

Para resumir y finalizar, dos presentaciones del Profesor Pere Marquès que sintetizan en pocas páginas la historia de la educación y los principios del aprendizaje.

Educadores: síntesis de la historia de la educación

Principios del aprendizaje

historia-educacion2

Competencias docentes en la era de Internet y pizarras digitales interactivas

6 de octubre de 2014

Las rápidas transformaciones que sufren las herramientas educativas suponen un mínimo reflejo de los cambios que se producen en la sociedad. Es prácticamente imposible estar al día en todos los “gadgets”, aparatos, software, apps, etc., que salen a la luz a diario. Cuando ya nos hemos acostumbrado a utilizar tal o cual programa, técnica o hardware, nos hemos quedado obsoletos. En algunos profesores esto puede provocar una cierta ansiedad ya que creen que no están al día en las nuevas tecnologías y se puede perder calidad en su práctica educativa. Esto es un error que debería desterrarse de los centros, porque igual que no se pueden leer todos los libros que se publican, es imposible conocer y saber utilizar todos los recursos digitales. Además, igual que pasa con los libros, hay que filtrar y escoger aquellas herramientas que mejor se adapten a nuestro estilo de enseñanza.

Aunque no cabe duda de que es imprescindible poseer y conocer determinadas competencias digitales, no es menos cierto que tanto o más importante es poseer y adquirir muchas y variadas competencias didácticas. El uso de ordenadores, tablets, móviles, pizarras digitales o programas y aulas virtuales (Moodle, Google Classroom, pinterest, scoop.it, Slideshare, etc.) no presupone que se utilicen correctamente desde el punto de vista pedagógico y didáctico. Por eso, al mismo tiempo que se aprende a utilizar tal o cual programa o herramienta, tenemos que estar seguros de que su uso mejora el proceso de enseñanza-aprendizaje.

En los dos primeros enlaces se realiza una presentación sobre las competencias didácticas y digitales que deben poseer los docentes actuales (Pere Marquès) y una serie de consideraciones sobre el uso de las pizarras digitales en las aulas. En los últimos enlaces se seleccionan aquellos portales que recogen una gran cantidad de recursos que se encuentran en la red.

Competencias docentes en la Era Internet

Pizarras digitales interactivas como motor de cambio para la pedagogía, la reflexión y la práctica

pizarras-digitales

Recursos digitales:

Educ@conTIC

Educalab

Escuela20.com

TotemGuard

50 herramientas Online para profesores

Tiching

150 herramientas gratuitas para crear materiales didácticos on line

nube

Neurociencia, emoción y educación

1 de octubre de 2014

neurociencia

La necesidad de encontrar los mejores métodos y herramientas que faciliten el proceso de enseñanza-aprendizaje ha sido siempre un objetivo fundamental de la pedagogía. A lo largo de los siglos y partiendo de teorías filosóficas, económicas, psicológicas o religiosas, se ha intentado mejorar la eficacia de la práctica educativa de los docentes y del consiguiente aprendizaje de los alumnos. Aunque son numerosos los condicionantes que influyen en los resultados escolares, hay que reconocer que unos métodos son más eficientes que otros, tal y como demuestran los estudios que se publican periódicamente. La inversión en educación y la preparación del profesorado, por ejemplo, son indicadores que inciden en la mejora de esos resultados, pero es conveniente fijarse en otros factores tanto o más influyentes que los citados y que todo docente debería tener en cuenta.

Partiendo de los avances de la neurociencia (conjunto de disciplinas que estudian el sistema nervioso y de cómo sus diferentes elementos interactúan, dando lugar a las bases biológicas de la conducta), se van conociendo cada vez mejor los mecanismos cerebrales que permiten el aprendizaje, el recuerdo, la comprensión y memorización de conceptos, etc.

Entre los principales descubrimientos está la demostración de que las emociones conducen la memoria: si la emoción es placentera el aprendizaje es más efectivo, si el alumno está contento la información recibida será aprendida con mayor facilidad. Otra importante idea es que al cerebro se le agiliza el aprendizaje cuando se incorpora mediante gráficos, esquemas, mapas y cualquier otra herramienta que permita la formalidad y el orden.

En este mismo blog ya hemos comentado este tema: Aprendemos lo que hacemos y lo que nos emocionaque podemos encontrar más desarrollado y explicado en los siguientes enlaces:

La neurociencia demuestra que el elemento esencial en el aprendizaje es la emoción

Neurociencia aplicada a la educación y al aprendizaje

neurociencia-2

¿Somos todos enfermos mentales?

29 de septiembre de 2014

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, conocido por sus siglas en inglés DSM, está considerado como la biblia de los psiquiatras. En él se definen y describen las diferentes patologías mentales y se revisa periódicamente para recoger los nuevos avances del conocimiento científico. La última edición es la quinta, que se publicó en mayo de este año. Allen Frances, el director del equipo que redactó la cuarta edición, el DSM IV, ha publicado un libro con el título ¿Somos todos enfermos mentales? en el que realiza una autocrítica reconociendo que con el DSM se colabora en la creciente medicalización de la vida.

Para padres, orientadores y médicos quizás sea una tranquilidad poner etiquetas que permitan organizar y clasificar a aquellos niños o adolescentes que presentan características de personalidad diferentes a lo que se considera “normal” y, así, poderlos tratar según unos protocolos establecidos. Un estudiante inquieto, revoltoso, distraído, etc., rápidamente es diagnosticado como hiperactivo. Aquel otro que no le gusta relacionarse con los demás, obsesionado u obstinado con algunas ideas, poco comunicativo o con dificultades para entender determinadas bromas o ironías, ya es catalogado como Asperger. Y así podíamos seguir.

Puede que en algunas ocasiones el diagnóstico sea acertado. Pero según demuestran los estudios, sólo el 2%-3% de la población infantil es hiperactiva mientras que el 11% de los niños está diagnosticado y en los adolescentes el 20% (aunque estos estudios se refieren a los EE.UU., en poco tiempo estas estadísticas serán realidad en España). En 2009, un estudio realizado en Holanda encontró que el 34% de los niños de entre 5 y 15 años eran tratados de hiperactividad y déficit de atención.

En todo esto tienen mucha influencia las farmacéuticas (véase el reportaje La influencia de las farmacéuticas altera el diagnóstico de las enfermedades o La alianza entre la psiquiatría y la industria farmacéutica), que pretenden que el consumo de medicamentos que tratan las enfermedades “mentales” se dispare, lo que ha ocurrido en los últimos años. En una entrevista que concedió al diario El País, Allen Frances señala que “la vida no se puede tratar con pastillas”, que “convertimos problemas cotidianos en trastornos mentales” y que la falta de sueño provoca trastornos físicos y psíquicos, ansiedad e irritabilidad, que está en la base de muchos problemas que hay en casa y en las escuelas. Propone cambiar los hábitos y hacer una vida más saludable para prevenir gran parte de los problemas.

Recomiendo la lectura de la entrevista  y del reportaje de los siguientes enlaces para completar estas ideas.

Convertimos problemas cotidianos en trastornos mentales

Colgados de los ansiolíticos

ansioliticos

Las pepitas de la sandía (apología del esfuerzo)

21 de septiembre de 2014

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”. (Ghandi)

Este blog cumple a finales de mes 2 años de existencia. A lo largo de este tiempo ha querido ser una ventana y un vehículo de comunicación con toda la comunidad escolar, recogiendo noticias de actualidad sobre educación, trabajos de otros orientadores, materiales que faciliten la tarea tanto a los profesores como a los alumnos, temas de debate, recomendaciones a padres y madres, etc. A lo largo de estos meses me he planteado muchas veces si no sería mejor centrarme en aspectos más concretos de orientación o de tutoría, pues quizás la dispersión de los temas dificulte la organización del blog y de sus contenidos.

Pero a medida que se me iban ocurriendo ideas o viendo las que se les ocurrían a los demás, tanto las que eran exclusivamente educativas como aquellas que podían de manera indirecta influir en la formación de las personas, no podía evitar reflexionar sobre ellas y darlas a conocer. Una de las ideas que he intentado impulsar y una de las que más se repite en el blog es la de la cultura del esfuerzo. Todas las cosas importantes de la vida se consiguen con esfuerzo y cuanto mayor haya sido el trabajo para conseguirlas, más valor se les da. A lo largo de la vida de las personas se pueden dar golpes de buena o de mala suerte; hay circunstancias que no podemos controlar, y por ese mismo motivo no hay que centrarse en ellas. A uno le puede tocar la lotería o morir en un accidente de aviación, pero son hechos que no dependen de nosotros. Lo que sí depende de nosotros es el esfuerzo, las ganas de hacer las cosas bien, el intentar superar las dificultades, el deseo de mejorar nuestras capacidades, ayudar a los demás…

Los padres (o los profesores) cometen en muchas ocasiones el error de facilitar excesivamente las cosas a los hijos o a los alumnos. Pero una cosa es ayudar a superar las dificultades y otra muy distinta evitar que se enfrenten a los problemas, hacer que desaparezcan. Si se acostumbran a no tener que esforzarse, a no responsabilizarse de sus acciones, todo les parecerá muy fácil y no sólo no sabrán valorar en su justa medida el sacrificio, la entrega, el sufrimiento, sino que se harán egoístas, caprichosos, consentidos o vagos. Busquen en este mismo blog lo que dice el juez de menores Emilio Calatayud y lean lo que el profesor Miguel Ángel Santos Guerra escribe en El Adarve sobre este tema: Las pepitas de la sandía.

pepitas-sandia


PROFESOR EN LA SECUNDARIA

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

OrientaGuía

Guía de orientación en secundaria para alumnos y padres de Murcia.

Mónica Diz Orienta

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

Magazine INED21

INED21 es un Magazine especializado en educación y aprendizaje.

La carpeta de Olga

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

Justifica tu respuesta

APRENDE. ENSEÑA. EMOCIONA

elorientablog

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

El Adarve

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

¿QuÉduQuÉ-QuÉduCuándo?

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

ORIENTAVILLEGAS

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

Entre pasillos y aulas

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

Buenas PrácTICas 2.0

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

LA BOTICA DEL ORIENTADOR

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

Aprender a Pensar

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

Aula PT

Blog de Recursos Educativos

Orientagades Blog

Todas las novedades en orientación educativa