Archive for the ‘fuerza de voluntad’ Category

Pon todo tu corazón en todo lo que hagas

24 de mayo de 2015

Hace un par de semanas publiqué un artículo titulado Construyendo tu sueño que tiene muchos puntos comunes con la entrada de hoy. En ella , el doctor Mario Alberto Puig ponía el acento en la autoconfianza y en la pasión, dos elementos imprescindibles para vencer nuestros miedos y alcanzar nuestros sueños, para desarrollar todo nuestro potencial humano. La inteligencia, con ser importante, no puede sustituir a los elementos mencionados.

A pesar de que estamos viviendo en la sociedad con más medios de la historia, económicos, técnicos, personales y de todo tipo, también somos testigos y protagonistas de la sociedad más insatisfecha de la historia, la que encuentra más obstáculos, sobre todo en las propias personas, para desarrollarse plenamente. Sea porque las nuevas generaciones no están encontrando unos modelos adecuados, porque las anteriores no están poniendo unas bases sólidas, o porque nos estamos acostumbrando a que nos den todo hecho y no tenemos que sacrificarnos para conseguir objetivos, (sobre todo porque no suelen ser muy ambiciosos) muchos jóvenes suelen desalentarse con facilidad, no aceptan las frustraciones.

En otro orden de cosas, no podemos cerrar los ojos a los problemas que padecemos y que nos rodean, las grandes injusticias, las enormes desigualdades, los radicalismos, la intolerancia… Necesitamos una regeneración de los valores, creer en las personas, luchar, en la medida de nuestras posibilidades y en nuestro entorno más inmediato, contra lo que consideremos injusto. No es preciso ser un héroe, sino sólo ser coherente.

Por eso es importante encontrar personas que motiven, que sepan ayudarnos a encontrar en nuestro propio interior las fuerzas, las herramientas para enfrentarnos con los problemas que nos vamos encontrando, con los obstáculos que debemos salvar. Una de esas personas es Luis Galindo, un experto en conductas de motivación y liderazgo. Se ha hecho famoso dando conferencias, entrevistas en la televisión y escribiendo libros. Las ideas que defiende y la forma de hacerlo llegan fácilmente, es un gran comunicador. Recojo algunas de sus frases:

  • “Pon todo tu corazón, toda tu alma y toda tu mente en todo lo que hagas, hasta en las cosas más sencillas. En ello reside el secreto del éxito.”
  • “No podrás vivir con autentica pasión si te conformas con llevar una vida menor de la podrías haber llevado”
  • “Debes reilusionarte con la persona que puedes llegar a ser”.
  • “Hay que elegir entre resignarse o ilusionarse”.
  • “Para ser feliz hay que ser agradecido”.
  • “Vivir es no perder la capacidad de emocionarse con las cosas cotidianas”.

En su página web podrás encontrar mucha información sobre él. Te recomiendo que entres en ella

Y para terminar, aquí te dejo varios vídeos con entrevistas e intervenciones. No tienen desperdicio.

luis-galindo

Anuncios

El tercer trimestre escolar, un último esfuerzo

6 de abril de 2015

repetir-cursoYa quedan menos de tres meses para que finalice este curso escolar. Si te gusta el fútbol, el baloncesto o cualquier otro deporte, seguro que sabes que el último tercio de un campeonato o de un partido es donde se decide el resultado, así que a ponerse las pilas.

Aunque hayas empezado muy bien el curso, no te confíes demasiado, ya que es posible que te relajes y al final eches a perder todo el esfuerzo inicial. Y al revés: si has empezado muy mal, pero eres capaz de rectificar y darlo todo en la recta final, seguro que obtendrás una merecida recompensa. Las vacaciones están a la vuelta de la esquina y podrás descansar y disfrutar todo lo que quieras. Te voy a recordar lo que dije hace algunos meses:

a) Tener siempre pensamientos positivos:

El pensamiento positivo ayuda a los estudiantes a sentirse seguros. Por ello, repite siempre que puedas: “Sé que soy capaz de aprobar todo el curso, sé que voy a sacar buenas notas…”. La confianza en uno mismo, recordar que ya se ha conseguido en otras ocasiones, evitar caer en el desánimo, etc., es un primer paso, y muy importante, para afrontar el último trimestre escolar. Analizar lo que hemos hecho mal hasta ahora y reforzar lo que hemos hecho bien, es decir, evaluarnos, ponernos una nota y sacar conclusiones sobre nuestros defectos y nuestras virtudes. Este es un aspecto que no debes olvidar, ya que no sólo te servirá para este curso, sino también para los siguientes.

b) Confeccionar un horario de estudio:

Tiene que ser realista, tener a la vista todas las actividades que se realizan y cumplirlo todos los días, aunque no haya exámenes cercanos.

Al elaborar un horario personal deberás tener en cuenta:

  • Las 8 horas dedicadas al sueño.
  • Las horas dedicadas a clase.
  • El tiempo dedicado al aseo.
  • El tiempo dedicado a comer.
  • Si realizamos deporte, el tiempo dedicado al ejercicio.
  • El tiempo que dedicamos al descanso o a la diversión.

Sólo el estudiante que debe realizar el trabajo sabrá qué atención y cuánto tiempo se dedicará a las áreas.

Como norma general: SI PARTES DE CERO…

Si no estudias habitualmente, es difícil que puedas empezar estudiando tres horas al día. Te proponemos un plan:

  • Durante cinco días fuérzate a trabajar media hora.
  • Luego, aumenta 10 minutos cada día hasta alcanzar la duración que sea tu objetivo.
  • Cada 50 minutos de trabajo fija 10 de descanso.
  • Si algún día no cumples tendrás que volver al nivel del día anterior.
  • No comiences este plan en fechas de exámenes.

Objetivos de trabajo diario:

  • De 7-12 años: 30′ a 2 h
  • De 12-16 años: 2 a 3 h
  • Más de 17: lo que necesites

c) Cómo aprobar los exámenes

La dificultad para concentrarse, la improvisación, dejar todo para última hora o la memorización sin comprensión son algunos de los defectos y problemas que tienen muchos estudiantes a la hora de enfrentarse a los exámenes. Actualmente, gracias a tecnologías como los móviles o Internet, las técnicas de estudio tradicionales (subrayado, esquemas, resúmenes…) pueden mejorarse sustancialmente, aunque también, como cualquier otra herramienta mal utilizada, pueden acabar convirtiéndose en un lastre.

Lo ideal es combinar diferentes técnicas, poniendo el acento en unas o en otras dependiendo de las materias y de los estilos de aprendizaje de cada alumno.

En este mismo Blog, en las Técnicas de estudio, hay una ficha sobre cómo preparar los exámenes. Además, te recomiendo que entres en la siguiente página:

Siete técnicas de estudio que te ayudarán a aprobar los exámenes

tercer-trimestre

Memoria y aprendizaje

7 de enero de 2015

memoria2

“Ataúlfo, Sigerico, Walia, Teodoredo, Turismundo, Teodorico…” y así hasta completar la lista de los 33 reyes godos, se planteaba como una prueba memorística que se suele poner como ejemplo de reducir la enseñanza de la Historia a una enumeración de nombres, datos y fechas. Aprenderse la tabla de multiplicar, generalmente cantando, los afluentes de los ríos de España o las cordilleras, eran otras formas de aprendizaje de la pedagogía denominada “tradicional”, que se basaba casi exclusivamente en la memoria, en la pasividad, en la repetición acrítica de contenidos preestablecidos, en el autoritarismo, etc., que se suele contraponer a la pedagogía llamada “progresista” (escuela nueva, escuela activa, pedagogía reformista…), que, partiendo de las ideas de Rousseau, de Pestalozzi, de Montessori o de Piaget, pretende responder a las necesidades del individuo y desarrollar todas sus potencialidades y, al mismo tiempo, mejorar la sociedad, haciéndola más libre y tolerante.

¿A qué viene este pequeño repaso de historia de la Pedagogía? Hace unos días leí una entrada en el blog Profesor en la Secundaria titulada El papel de la memoria en el aprendizaje en el que se plantea la aparente contradicción entre memoria y aprendizaje. Y digo aparente porque como ya comenté en otro artículo (Lo que un docente debe saber sobre la memoria) no hay inteligencia sin memoria. Y no hay verdadero aprendizaje si no somos capaces de utilizar inteligentemente la memoria, lo que hemos experimentado, lo que hemos interiorizado. La cultura, esa amalgama de conocimientos que van pasando de generación en generación, no existiría sin una memoria individual y, al mismo tiempo, colectiva.

En un mundo en el que los conocimientos (quizás sería más apropiado decir la información) se van multiplicando de manera vertiginosa, en el que Internet o Google son herramientas imprescindibles, en el que existen cientos, miles de páginas sobre cualquier tema, muchas de ellas de Universidades y centros de estudios, parece innecesario tener que memorizar cualquier información cuando con un solo click y en muy pocos segundos accedemos a miles y millones de datos.

Tengo alumnos de Bachillerato que cuando les pregunto su DNI o el teléfono de sus padres tienen que utilizar el móvil y buscarlo, porque no se lo saben (aunque también es verdad que son capaces de aprenderse una canción en inglés que les gusta con solo escucharla dos o tres veces). El problema fundamental es que memorizar supone un esfuerzo y cuando hay que esforzarse en realizar una tarea que no nos gusta o que consideramos innecesaria, procuramos encontrar cualquier excusa para no hacerla: levantarse temprano, hacer la cama, ayudar en las tareas de casa, estudiar… Y llegado el momento, sólo la imposición o la amenaza (llámese suspenso o castigo) logran algún resultado.

Encontrar la forma de que nuestros estudiantes consideren que el aprendizaje, la cultura, el conocimiento, el saber, los hará más libres, más completos, más humanos. Encontrar la forma de emocionarlos con nuestra enseñanza y con su aprendizaje (Aprendemos lo que hacemos y lo que nos emociona). Esa es la auténtica tarea del docente, su principal reto. Y hacerles ver que aprender sin memoria es imposible y que cuanto más se utilice, más fácil será el acceso al conocimiento.

Recomiendo, porque en él se explica muy bien todo lo que he expuesto, la lectura del artículo mencionado con anterioridad: El papel de la memoria en el aprendizaje.

La apatía de un “nini”

4 de noviembre de 2014

nini

Me encuentro en el Blog Orientagades con un artículo de Carmen Pérez-Lanzac publicado en El País hace un par de días. Su lectura provoca desazón y dolor, al contemplar cómo una parte importante de la juventud está encerrada en un bucle del que es muy difícil salir. Y no sólo se refiere a esos jóvenes que abandonaron sus estudios a partir de los 16 años y no obtuvieron titulación alguna, que no pueden encontrar trabajo porque no tienen ni la formación ni la capacidad de trabajo y de sacrificio que eso requiere. También se encuentra en ese colectivo un grupo de entre 22 y 23 años, muchos de ellos licenciados pero que no han obtenido a la primera un trabajo, se han desencantado y no se han preocupado de seguir buscando.

Estamos hablando de que el 25% de los jóvenes españoles ni estudia ni trabaja, no tienen ninguna ocupación el 31% de los que no alcanzaron la educación secundaria en España y el 23% de los universitarios (muchos de estos últimos, sin embargo, han podido salir al extranjero para buscar trabajo, cosa que los primeros ni siquiera pueden planteárselo).

¿Cómo se puede evitar esta situación? En el momento actual es complicado, pero según los expertos “es fundamental evitar que se apalanquen. Hay que inculcarles una cultura del esfuerzo, que no dejen de formarse, de hacer entrevistas. En última instancia, emigrar. Todo menos cronificarse”. También es importante que su entorno “dé señales de que haciendo cosas pueden cambiar su realidad. Si les están ayudando a subsistir, no luchan, se rinden, por eso es importante que entiendan que para sobrevivir hay que pelear”. Y esto se aprende desde muy jóvenes, sobre todo en la escuela y en la familia.

Puede leerse el artículo completo en el siguiente enlace: La apatía de un “nini”. Y también se puede intentar dar un poco de esperanza y de motivación mediante la siguiente presentación: Charla de motivación para adolescentes desmotivados.

Las pepitas de la sandía (apología del esfuerzo)

21 de septiembre de 2014

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”. (Ghandi)

Este blog cumple a finales de mes 2 años de existencia. A lo largo de este tiempo ha querido ser una ventana y un vehículo de comunicación con toda la comunidad escolar, recogiendo noticias de actualidad sobre educación, trabajos de otros orientadores, materiales que faciliten la tarea tanto a los profesores como a los alumnos, temas de debate, recomendaciones a padres y madres, etc. A lo largo de estos meses me he planteado muchas veces si no sería mejor centrarme en aspectos más concretos de orientación o de tutoría, pues quizás la dispersión de los temas dificulte la organización del blog y de sus contenidos.

Pero a medida que se me iban ocurriendo ideas o viendo las que se les ocurrían a los demás, tanto las que eran exclusivamente educativas como aquellas que podían de manera indirecta influir en la formación de las personas, no podía evitar reflexionar sobre ellas y darlas a conocer. Una de las ideas que he intentado impulsar y una de las que más se repite en el blog es la de la cultura del esfuerzo. Todas las cosas importantes de la vida se consiguen con esfuerzo y cuanto mayor haya sido el trabajo para conseguirlas, más valor se les da. A lo largo de la vida de las personas se pueden dar golpes de buena o de mala suerte; hay circunstancias que no podemos controlar, y por ese mismo motivo no hay que centrarse en ellas. A uno le puede tocar la lotería o morir en un accidente de aviación, pero son hechos que no dependen de nosotros. Lo que sí depende de nosotros es el esfuerzo, las ganas de hacer las cosas bien, el intentar superar las dificultades, el deseo de mejorar nuestras capacidades, ayudar a los demás…

Los padres (o los profesores) cometen en muchas ocasiones el error de facilitar excesivamente las cosas a los hijos o a los alumnos. Pero una cosa es ayudar a superar las dificultades y otra muy distinta evitar que se enfrenten a los problemas, hacer que desaparezcan. Si se acostumbran a no tener que esforzarse, a no responsabilizarse de sus acciones, todo les parecerá muy fácil y no sólo no sabrán valorar en su justa medida el sacrificio, la entrega, el sufrimiento, sino que se harán egoístas, caprichosos, consentidos o vagos. Busquen en este mismo blog lo que dice el juez de menores Emilio Calatayud y lean lo que el profesor Miguel Ángel Santos Guerra escribe en El Adarve sobre este tema: Las pepitas de la sandía.

pepitas-sandia

¿Perdido en la vida?

14 de mayo de 2014

Muchas veces los profesores (aquí incluyo también a los orientadores, cómo no) y los padres, tenemos la tendencia y la costumbre de agobiar a nuestros alumnos, a nuestros hijos, cuando se van acercando las fechas de exámenes. Partiendo de la base de que los exámenes sólo son una herramienta, y no la única ni muchas veces la definitiva, para comprobar si se han asimilado determinados conceptos a lo largo de un periodo de tiempo, tendríamos que relativizar el carácter decisivo que se les quiere asignar.

No cabe duda de que las Pruebas de Acceso a la Universidad (selectividad) pueden marcar el futuro inmediato y de que muchas familias y muchos profesores viven esos días con especial intensidad y nerviosismo, cosa por otra parte muy perjudicial si se traslada a los alumnos y a los hijos, que lo que más necesitan es tranquilidad, sosiego (en este sentido recomiendo que se vea la presentación sobre cómo controlar la ansiedad ante los exámenes).

Para relativizar la importancia de lo que ocurre cuando uno tiene 18 o 20 años, podría ser conveniente fijarse en la siguiente imagen titulada ¿Perdido en la vida? en donde se muestran algunos ejemplos de personas que han alcanzado el éxito a partir de los 30, los 40 o los 50 años. Eso no significa que nos relajemos excesivamente, que no nos esforcemos por lograr nuestros sueños ya que el esfuerzo es precisamente lo que le ha permitido triunfar a Amancio Ortega, Harrison Ford o J.K. Rowling, entre otros. Pero quizás ayuden a tener otra perspectiva en la vida.

perdido

Fuerza de voluntad, control de la atención y otros temas

1 de abril de 2014

Partiendo de la última entrada del Blog de Orientación QuÉduQuÉ-QuÉduCuándo? (¿Qué importancia tienen las funciones ejecutivas de la inteligencia en el rendimiento escolar?) se plantean algunas cuestiones muy interesantes en la práctica diaria en el aula. Paso a resumir algunas de ellas:

1.    La fuerza de voluntad, el autocontrol del comportamiento, la inhibición del impulso (y de la respuesta). Saber controlar los deseos inmediatos o resistir las tentaciones a corto plazo para cumplir con metas a largo plazo es una de las condiciones más importantes que hay que tener no sólo a la hora de estudiar, sino en prácticamente todas las facetas de la vida. El deseo inmediato es pasárselo bien, descansar, divertirse, distraerse, evitar el esfuerzo o dejar los problemas para más adelante (lo que se denomina procastinación o, más correctamente, procastrinación). La fuerza de voluntad supone sacrificio, autocontrol, resistencia… Un experimento muy revelador sobre el control de impulsos fue realizado en Stanford por un grupo de psicólogos. En el siguiente vídeo se puede ver un ejemplo con niños a los que se les plantea que “Si quieres algo mejor, tienes que esperar”: Experimento del bombón

También se puede ampliar con el siguiente texto titulado Lo que necesita saber sobre la fuerza de voluntad 

2. Controlar y dirigir la atención. Es otra de las funciones ejecutivas de la inteligencia, que nos permite concentrarnos en una tarea, mantener las metas y evitar las distracciones. Es un complemento de la fuerza de voluntad, sobre todo en el ámbito escolar, ya que la falta de concentración es uno de los problemas más destacados a la hora de estudiar. Podemos ver un ejemplo en el siguiente vídeo (es importante traducir la parte final, en inglés):

Hay otras funciones importantes, como es el control emocional o la planificación de tareas, de las que ya se ha hablado en anteriores entradas. Recomiendo el siguiente blog sobre la Guía de las emociones: Tabla periódica interactiva y manifiesto de las emociones

tabla-emociones


PROFESOR EN LA SECUNDARIA

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

OrientaGuía

Guía de orientación en secundaria para alumnos y padres de Murcia.

Mónica Diz Orienta

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

Magazine INED21

INED21 es un Magazine especializado en educación y aprendizaje.

La carpeta de Olga

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

Justifica tu respuesta

APRENDE. ENSEÑA. EMOCIONA

elorientablog

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

El Adarve

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

¿QuÉduQuÉ-QuÉduCuándo?

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

ORIENTAVILLEGAS

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

Entre pasillos y aulas

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

Buenas PrácTICas 2.0

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

LA BOTICA DEL ORIENTADOR

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

Aprender a pensar

Por José Manuel Castro Díaz (maestro y orientador jubilado)

Aula PT

Blog de Recursos Educativos

Orientagades Blog

Todas las novedades en orientación educativa